'Arawa' del Ecuador [con y versus Sergio Román] en Costa Rica

Teatro

Ubicación de esta bitácora en un libro específico

Con el texto que consta, a  continuación,  se cierran estos 'Casiolvidos de un ocioso espectador de teatro y cine en Costa Rica (1988-2013)', en cuyo fluir el cronista que lo firma, intentará  reunir (sin valorarlos) ciertos aportes al lenguaje esceno-fílmico observados en el país y lapso mencionados, lo cual admite omisiones involuntarias por lo que agradece la ayuda recibida y presenta disculpas a quienes, limitaciones propias de su edad, el autor, no ha podido incluir.

Correrá un anexo final en la búsqueda de equilibrar, en lo que se pueda, la información ausente, SR

'Arawa' del Ecuador [con y versus] Sergio Román en Costa Rica

(bitácora en consulta)

 I.- El encuentro del ‘Extrateatro… ’  con el regio 'Soliloquio...' de ‘Arawa’

El grupo escénico de la Universidad de Guayaquil, 'Arawa', luce un nombre que en quichua (me contaron) significa 'horca', deslizando un juego semántico contrario a la intención de sus integrantes quienes, en un comienzo, pensaron en 'Aranwa', esto es, en algo parecido a 'teatro' lo cual, por azar o por metáfora, de alguna manera logró que ambos vocablos podrían significar lo mismo.
 
Llevan trabajando unas tres décadas pero el equipo se ha ido enriqueciendo con sangre nueva, me confiesa su fundador y animador permanente, el sociólogo Juan Coba Caiza, en un sabroso aparte cervecero en un rincón de México en San José, 'Antojitos', nombre asimismo inspirador.
 
La conexión epistolar-electrónica que aún nos une, ha vibrado unos tres o más años con interrupciones y reinicios hasta que, por fin, venciendo varias dificultades, el colectivo acaba de presentar en la Universidad de Costa Rica (Auditorio Abelardo Bonilla de la Escuela de Estudios Generales) las noches del 23 y 24 de octubre del 2013, a las 8 p.m, la creación de Aníbal Páez Quevedo, codiseñada y coescrita y coactuada con sus cómplices histriónicos  (a partir de la crisis existencial que atravesó el mencionado colectivo), esa divagación postmodernista bautizada 'Soliloquio Épico Coral' o la historia de 'Los hombres que no podían montar la obra de un autor al que no le interesaba que lo entiendan',  subtítulo que me permitió a mí, Sergio Román Armendáriz, ingresar en el juego de un 'homenaje' adjetivado (por broma, para crear  oxímoron) con otro sustantivo, 'agravio', pues de tal rito sólo quedan a salvo, de mis dos productos ['Un extraño en la niebla' (1964) y 'Función para butacas' (1970)], algunos fragmentos especulares de ciertos parlamentos en verso y prosa que, sin embargo, merecen emoción y gratitud porque me resucitaron no sólo de mi propia inercia sino también de la ajena, tanto en mi natal paralelo cero al igual que en este hospitalario paralelo diez.
 
Cuando empiezan los homenajes, pensé y lo dije en el respectivo acto público, es común visualizar un 'Monte Sacro' cercano. Desmitificar tal agüizote o augurio, es saludable. Estas líneas quieren hacerlo.

Dieciséis secuencias en apariencia inarticuladas, irrigan la composición con saltos hacia atrás y hacia adelante entre campanazos típicos del box y latigazos contra esta sociedad domesticada que sólo aprecia 'el tener y el consumir egoístas' y desprecia 'el saber ser solidarios' (en medio de gritos que simulan  canciones acompañadas por un derroche de decibeles y peleles que devengan millones de dólares por su única habilidad de berrear o patear), salpimentándolo todo con una especie de juicio ucrónico contra este aspirante a las letras que, medio siglo y un año atrás, tuvo que largarse de su tierruca para resultar ahora acusado de abandonar Guayaquil negándole el aporte que la Ciudad Puerto merecía y, por lo cual, la liturgia arawense le instaura tal proceso, aunque al final lo redima, quizás por la crisis de mi vejez cuando el mismo programa de mano declara en su tercer párrafo que:

"La intentona de rescate -basada en la edificación de un salvavidas infalible- (que, por inducción o albur, hubiese podido ser yo), es vencida por la constatación de que no hay tal posibilidad de salvarse; a lo sumo,... intentar ser conscientes..."        

Creo que el párrafo inmediatamente anterior sintetiza el estilo, en cuanto construcción, y  la ideología, en cuanto mensaje.
 
En este cruce de vías, 'Arawa' se encontró conmigo reconociéndonos (según mi entender)en la deriva existencial, esto es, en el sinsentido como único sentido, aunque todo vacío deba inseminarse de plenitud, voz que incluye la rebelión y la esperanza.  

Luego de este exordio, continuaré, ahora, examinando el membrete pues 'soliloquio' implica reflexión íntima y ausencia de compañía que, en este caso, al enredarse con su contrario 'lo coral' o presencia de 'lo múltiple', establece una paradoja, figura retórica de la que soy adicto.

 Con ese marbete, estos audaces muchachos, ya habían ganado mi simpatía y confianza.

Respecto al decir que 'no me entienden' (pues el subtítulo del 'Soliloquio...' a un ['... autor al que no le interesaba que lo entiendan' (y tampoco le interesa hoy)... remite a un 'obscuro culpable de cometer des-dramaturgia'], retornelo que asimismo me agrada y que me invita a recordar dos anécdotas, la primera referida a uno de mis hijos quien, cuando era adolescente, sin que yo lo supiera por supuesto (porque considero de mal gusto entregar un libro de mi firma a un vástago para que lo lea) de pronto, en la mitad del almuerzo dominical de la familia, se sinceró conmigo diciéndome que no había podido pasar de la página siete. Allí y en ese momento, descubrí su aventura aunque, sin mayor comentario, le dí la razón. 
 
La otra anécdota, la extracté de una casual charla con una actriz eminente [entonces primeriza que estrenó, en 1973 'Función para butacas' dirigida por Stoyan Vladich en la llamada 'Aula de Teatro' (oficina o sala núm.10 del edificio de EE.GG., UCR), y luego, incluso, viajó al Festival de Manizales que en esa época, si mal no recuerdo, lo coordinaba Ariel Betancur]. Esa intéprete, amiga mía, hace poco me dijo que había vivido su papel (en mi ‘Función…’) con sinceridad apasionada pero que nunca había comprendido ni jota de su rol.
 
Le contesté que yo tampoco.
 
Ahora, añado que 'a mí me sucedía igual porque sencillamente mi panfleto no respira ninguno de los varios sentidos a los que aluden los especialistas, esto es, ni siquiera alcanza 'lo literal', menos 'lo alegórico' y muchísimo menos 'lo anagógico'. Pero, en fin, ese 'sinsentido' es su 'dirección alquímica', ese jardín de espinas cultivado a prorrata por Camus y Sartre, pensil o selva al cual he tratado de aportar mi versión del 'absurdo'. Entonces, ¿qué me impediría llamar 'extra-teatro' a mis balbuceos (pues, anota el diccionario en la acepción que conviene, 'extra' es un prefijo que significa 'fuera de'?
 
Estoy, además, acostumbrado a que no me entiendan'. Incluso, confirmé mis columnas periodísticas:  'Lugares comunes', allá y '¡Bah!', aquí.
 
Fue 'lo existencial', el hado que dictó la colaboración de ‘Arawa’ conmigo porque coincidió 'el sinsentido de mis folios' con la crisis que estaban atravesando al no encontrar durante largo tiempo, un árbol en donde ahorcarse (para reverenciar su propia etiqueta etimológica).

Dentro de ese torbellino, Marcelo Leyton propuso 'Función para butacas' (que por un afán colegial conocía), y 'Un extraño en la niebla', pero ninguno de esos libretos fue satisfactorio hasta que, poco a poco, la luz se hizo de golpe cuando comprendieron que necesitaban convertir su crisis, en misa. Y así fue. De allí la lista de secuencias entre las cuales el autor (supuestamente, yo) es interrogado. Y cuyo final nada resuelve porque el conflicto queda intacto pero se ha cumplido el propósito vertebral mientras el cuarteto se aleja del proscenio rumbo al fondo dentro de un encabalgamiento de gestos y voces que desacomodan al honorable público.

Conceder, nada importa. Hacer pensar, ¡sí! Se había roto el hielo.

Pero el viaje grupal a esta región del continente, aún necesitaba un largo trámite que se cubrió con la triple colaboración aglutinada por la Universidad de Guayaquil y por la de Costa Rica, y por la Embajada del Ecuador, aquí.

A propósito, acto seguido transcribiré una de mis respuestas al diario 'El Universo' de nuestra urbe de estirpe huancavilca:

"Fue una grata sorpresa encontrarme (acoto), cara a cara con 'Arawa' en este país donde resido hace medio siglo y un año más a algunos miles de kilómetros al norte del natal Ecuador. Claro que sabía algo de ellos y, ellos sabían algo de mí, pero nunca los había visto hacer vibrar un escenario y un auditorio. Su 'Soliloquio Épico Coral' me resucitó por su creatividad desplegada a partir de la ucronía, el otro lado de la utopía: '¿Qué hubiese sucedido si... un aspirante a innovador, cuya única fama es la de no ser entendido no se hubiese marchado de la Ciudad Puerto en 1962? Encontré, entonces, en ese 'si candicional', una especie del 'Sí mágico stanislavskiano', un fulgor del tratamiento clásico en la novísima dramaturgia que,  amaparada en el lenguaje de la contemporánea física cuántica, en algunos lugares han empezado a involucrarla con un 'teatro de la incertidumbre...' (De inmediato, en esa ocasión, refiriéndome a la actuación, dije:) Sus cuatro ceremoniantes mostraron un trabajo maduro sostenido sobre la fluidez de la corporalidad y sobre ese juego de espejos que fue su 'puesta en escena'. (Y concluí...) Otra sorpresa (para mí) fue la acogida del público costarricense que prodigó un aplauso sostenido sostenido...   y mantuvo un interés creciente, ambas noches, desde el primer instante hasta el final."

Sin embargo, la ‘incertidumbre’ se mantendrá siempre porque el viaje de regreso que plantea la ucronía es atractivo aunque, en esta dimensión que lanza lo presente contra lo pretérito apenas rozando lo porvenir es, dentro de la física de Newton que nos agota, ¡imposible! Tal vez, ¿en otra dimensión...?
 
Sergio Román Armendáriz
 
ANEXOS                                   
 
(I) Lista de las dieciséis secuencias del 'Soliloquio...' según Juan Coba Caiza          II)Ficha del 'Soliloquio...' en CR               (III) Fragmentos de SR presentes en el 'Soliloquio...'
 
(I) Lista de las dieciséis secuencias del 'Soliloquio...', según el Soc. Juan Coba Caiza        

1.- El teatro o la imposibilidad de volar sin avión
2.- Tres hurras a los boxeadores
3.- Entrada del autor
4.- La ucronía

5.- La canción del teatro guayaquileño
6.- ¿Costumbrismo o cosmopolitismo?
7.- 
1er. interrogatorio al autor

8.- Una profunda investigación al autor
9.- Periodista y director
10.-Recapitulción
11.-Pelelé
12.-Manifiesto del consumismo
13.-Soliloquios
14.-Cuatro hurras al boxeador
15.-2do. interrogatorio al autor

16.-Confesamos habernos divertido

* La letra cursiva de las secuencias que van de la 3 a la 8, incluidas ambas, y la 15, indican la expresa alusión a ese 'autor' que corresponde a la premisa: ¿qué hubiese pasado si...? 

  (II) Ficha del 'Soliloquio...' en CR  

Denominación oficial
'Soliloquio Épico Coral ó los hombres que no podían montar la obra de un autor al que no le interesaba que lo entiendan'
[Proyecto ganador 'Fondos concursables' 2009-2010, Min.Cultura Ecuador
("Homenaje a SR por permitirnos traicionar su obra con el objetivo de encontrar un camino por donde poder equivocarnos por nosotros mismos"),
(Fuente: Programa de mano)   teatroarawa@yahoo.ar Facebook,Teatro Arawa  Tf.593-4-2511-572

Fundador de Arawa, Soc. Juan Coba Caiza / Dramaturgia y dirección, Aníbal Páez Quevedo / Textos del cuarteto de ceremoniantes y de Lalo Santi y de SR / Elenco, Juan Coba, Antonio Páez, Marcelo Leyton y Juan Antonio Coba / Asistencia técnica, Fiorella Figueroa / Diseño de vestuario, Ana Gabriela Poveda / Diseño y elaboración de objetos, Edwin de la A / Diseño de iluminación, Juan Antonio Coba / Edición musical, Manolo Larrea y Juan Antonio Coba / Producción del grupo / Duración, 50 min. 

En Costa Rica: Apoyo técnico y promocional, Mtro. Juan Carlos Calderón (UCR) / Difusión en CR, Anuncios en el semanario 'Universidad' (UCR), correos de la Embajada del Ecuador en CR, redes sociales.  Exhibición,  23 y 24 de octubre de 2013, 8 p.m., Auditorio 'Abelardo Bonilla' de la Escuela de Estudios Generales, Universidad de Costa Rica. Programa de mano, Imprenta de la Universidad de Guayaquil [Este imaginativo documento idóneo para giras, consta de una hoja blanca tamaño carta dividida en cuatro secciones pero impresa con tinta obscura sólo de un lado (lo cual implica un sencillo tiraje) en cuya portada consta un dibujito que representa al autor interrogado mientras en  la contraportada corren las acreditaciones oficiales y en la parte central, las referidas al personal que sostiene la puesta en escena]. / Patrocinio, Universidad de Guayaquil.

(III) Fragmentos de SR presentes en el 'Soliloquio...' 

Aníbal Páez, director de ‘Soliloquio Épico Coral’(representada en el Ecuador durante el lapso 2010-2013) y en la Universidad de Costa Rica (23 y 24 de octubre, 2013), cuya partitura incluye algunos fragmentos de: 

*1.- Sergio Román.'Un extraño en la niebla'. Guayaquil, Casa de la Cultura, 1970. (93 páginas).

*2.- SR.'Función para butacas'. Guayaquil, Casa de la Cultura, 1972. (49 páginas).  'Función para butacas'. Guayaquil, Casa de la Cultura, 1972. 48 págs. / [Esta'Función...' busca ser también un equivalente -tipo calambur- de una subliminal 'defunción o, disfunción...' para...']  

*3.- SR. 'Armendáriz, tribu breve'. Prólogo (págs. 7-8) a: Vanegas Armendáriz, Ricardo. 'Crucigrama de poemas dispersos'. Guayaquil, Casa de la Cultura, 2003. (119 págs.)

y el poema de SR:

*4.- 'Pregunta para una cinta magnetofónica'. En: 'La rosa de papel' núm.24 (Colección de poesía ecuatoriana). Guayaquil, Casa de la Cultura, 1990. (Pág.18, de 27).

sr

 ¿De qué trata esta bitácora?

Abarca los siguientes dos rubros:       

I.- El encuentro del 'Extrateatro' de SR con el regio 'Soliloquio Épico Coral' de 'Arawa', coincidentes en este instante de crisis mutua, y II.- Colofón atinente a dos obras del 'Extrateatro...': 'Un extraño en la niebla' y 'Función para butacas'

Enlace sugerido: Bitácoras [En especial, la 243]. Y, la 238,223,213,168,150,115,87,86,76,26

Notas

(III) Colofón atinente a dos obras del 'Extrateatro...'

1°.- 'Un extraño en la niebla', según Aníbal Páez, director del 'Soliloquio...'

2°.- 'Función para butacas', según Latin American Review

Indicación

Con el fin de complementar esta bitácora, se  reproduce el artículo de Aníbal Páez Quevedo (APQ), director del 'Soliloquio...', quien habla sobre 'Un extraño en la niebla', en el diario 'Expreso' de Guayaquil, sección 'El libro que estoy leyendo' donde APQ apuntó: 

(SR, 'Un extraño en la niebla'. Guayaquil, Casa de la Cultura, 1970. 93 págs.)

Escribió Aníbal Páez, director del 'Soliloquio...' y miembro activo del grupo 'Arawa':

"Por una necesidad de reencontrar un camino tal vez extraviado de la dramaturgia guayaquileña, con mis compañeros del teatro Arawa nos hemos avocado a la tarea de develar a un autor casi anónimo en el mundo del teatro, no así en el de la poesía. / "Se trata de Sergio Román Armendáriz, poeta nacido en Riobamba (1934) pero radicado desde niño en Guayaquil, quien a pesar de su corto legado dramático -dos textos- nos propone una estética autodenominada Extrateatro, donde predomina el juego y la poesía con una irreverente revisión del realismo temático y formal, verdadero riesgo artístico de ese y este tiempo- que tuvo a José Martínez Queirolo, (1931-2008), como su mayor exponente. / "El título que escogí, para comenzar la aventura de su descubrimiento fue “Un extraño en la Niebla”, su primera obra publicada en la que hace un ‘homenaje agravio’ a Shakespeare (en el cuarto centenario de su nacimiento, 1564-1964)./ "El texto dramático nos traslada a un ensayo de teatro, donde un director (Diógenes) y un lotero (Macbeht), batallan con el periodista (Hamlet) en un terreno filosófico que connota a la propia actividad teatral./ "La obra no cuenta con una estructura formal de actos ni con un desarrollo lógico de la fábula: suscita ideas, imágenes; explora el problema de la representación en un territorio ambiguo donde los diferentes planos de ficción (actor/personaje) multiplican los espejos./ "El teatro en el teatro juega con la distancia como mecanismo contra el estupor del espectador, tal vez asumido por él, como el extraño que allí yace, siempre, para presenciar-producir de una realidad, otra." Aníbal Páez Quevedo

3° NOTA ACERCA DEL EXTRATEATRO (CR y ECUADOR, 1964-1973) DE SERGIO ROMÁN ARMENDÁRIZ (ECUADOR 1934)

SR compuso (o, des-compuso) dos obras: ‘Un extraño en la niebla’, escrita en 1964, estrenada en 1969 en Guayaquil bajo la dirección de Ramón Arias Altamirano en el local (hoy extinto): ‘Ágora’, además publicada en 1970. Y, ‘Función para butacas’, estrenada en 1971 y publicada en 1972. Aún tiene pendiente la tercera: 'Tíchersrum' (castellanización de “Teacher’s room”) pues no sólo extravió parte del original sino que luego se dedicó a diversas actividades laborales.

Hoy, a finales de este 2013, está acariciando la idea de reescribir la obrita que cierra la tríada del Extrateatro con los fragmentos que ha salvado del naufragio de su memoria o de sus tercos apuntes, estimulado por  el 'Arawa' y su 'Soliloquio Épico-Coral'(estrenado en el Ecuador del 2010 y que continúa en ese país represenándose), cuya partitura incluye fragmentos de su 'extrateatro', invitación para un juego de armar y de rearmar estructuras instántaneas o a la deriva, afán del 'Extrateatro' colindante con similares aspiraciones de los equipos del absurdo y que ahora se contagian incluso de la llamada incertidumbre de la física cuántica.

b) EXTRATEATRO, TEORÍA Y DUENDE (otros 5 datos)

b1.- El Extrateatro trata de renunciar a la anécdota y al entretenimiento como núcleos indispensables de la criatura dramática, los cuales serán sustituidos por la sensación y por la irritación.
b2.- Trata de levantar un personal e impersonal testimonio sin concesiones en torno a este babélico barroco que nos ha tocado la dicha de sufrir.
b3.- Trata de encontrar un tipo propio de escena latinoamericana que sea autóctona y universal sin resbalar ni en lo folclórico ni en lo extranjerizante.
b4.- Trata de introducir (a quien lea o asista a la ceremonia) en un planeta de tenaz rito recreador único y múltiple en el que la sustancia y la apariencia se divorcien y se matrimonien, a la vez.
b5.- Trata de abrir cerrar una búsqueda que hay que jugar con inocencia sobre una especie de hilo ‘atemporal’ y ‘aespacial’ en un equilibrio en cuyo borde debemos fatalmente creer y desconfiar.

La teoría comienza donde termina el duende.    

 c) Más datos

c1.- Carácter: Obra ‘experimental’.
c2.- Composición: Las 4 secuencias que integran  'Función para butacas'  se pueden ensayar en conjunto o solas y no siempre pensando en una exhibición final. En verdad, este material forma parte de una serie de ejercicios que SR preparó para sus alumnos y alumnas de 'Apreciación y Práctica de Teatro' de la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica, (UCR, 1969-1971).
c3.- Estructura: El autor o culpable quiso ejercitar elementos del espacio, del binomio cuerpo-voz y de la casi memoria (antes de aproximarnos a la caracterización psico-física del personaje).
c.3.1.- Por eso, se agreguó a los desplazamientos horizontales una invitación para abordar distintos niveles de la altura (puesta en acto).
c.3.2.- Por eso, trató de rimar arritmias entre el tono verbal y el tono muscular (puesta actoral).
c.3.3.- Por eso, quiso utilizar la figura de la reiteración (puesta mnemotécnica), (...)
c.3.4.- (...) además de incorporar diversos tipos de telas para propiciar una atmósfera de inestabilidad que permita explorar texturas y sensaciones afines.
c.3.5.- Y una escalera ritual de arriba para abajo. Era todo. Y es todo.
c.3.6.- ¡Ahhh… en el colmo de la paradoja suscribió la negativa a mendigar (menos, aceptar) el aplauso burgués!
c.3.7.- De allí, la ceremonia de la expulsión del público.(¡Todo debe ser rito, hasta tomar un vaso de agua!)
(Bueno, era el comienzo de los 70, muy cerca del 'Prohibido prohibir'*, lema de la rebelión juvenil del París y del Tlatelolco de 1968, y de la lucha contra la transnacional del aluminio, 'ALCOA', en la Costa Rica de 1970). 
(* Lema de la insurrección estudiantil (París, 1968) que, en dos palabras, resumen la utopía).

ch) Bibliografía especial 

'Función para butacas' gira citada en:
CASTILLO, Susana D.  y  SANDOZ MONTALVO, María Elena. Quinto Festival Latinoamericano de Teatro. Medellín, Colombia, 1973 (del 2 al 12 de agosto), En: Latin American Theatre Review. Universidad de Kansas, U.S.A. 1973, FALL. Pág.53 (de 49-70)*
* En las págs. 52 y 53 consta el cuadro que resume sinópticamente la tupida actividad del Festival por medio de las siguientes cuatro columnas: GRUPO, OBRA, AUTOR, DIRECTOR(A).
Sólo hay tres observaciones que hacerle al cuadro mencionado:
1ra.- El director de 'Función para butacas', en Costa Rica y en el Festival de Manizales fue Stoyan Vladich). Sergio Román Armendáriz es el autor.
2da.- El orden alfabético marginal del cuadro, presenta la 'CH' de CHile, entre la 'C' de Colombia y la de Costa Rica, dato de 1973. (Años después la Academia de Madrid, decapitó la 'CH' acusándola de constituir un dígrafo y no una letra, leguleyada que nunca tomó en cuenta ni el sonido que las nuevas generaciones olvidarán, porque al mismo CHile, por ejemplo, empezarán a llamar, 'Cile' pues en la escuela ya no incluyen esa grafía ni ese sonido en el abecedario en el cual, antaño, aprendimos múltiples generaciones y, además, los niños y las niñas saben que la 'h' es muda, SR)
3ra.- Costa Rica, en ese 'V Festival de Manizales', estuvo representada por dos obras: la oficial fue 'Aventura submarina', de Juan Enrique Acuña (Argentina) del Moderno Teatro de Muñecos, quien además la dirigió. Y, de manera marginal, por 'Función para butacas' (del grupo 'Aula de Extrateatro), texto de Sergio Román (del Ecuador) dirigido por Stoyan Vladich (Perú/CR)y con un equipo de actuación encabezado, en CR, por Eugenia CHaverri (CR) y Luis Carlos Vásquez

ANEXO.- Punto de giro

1.- Experimentación con el texto, el espacio y la hora

‘Función para butacas se representó en el Aula 10 en el edificio de la Facultad de Ciencias y Letras, donde hoy trabaja la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica), aula que durante el día era una oficina para quienes ejercían la docencia, lo cual constituyó una invitación a experimentar, no sólo con el texto, sino con el espacio y aun con la hora pues se trabaja de 10 a 11 de la noche, tomando en cuenta que la última clase en la Ciudad Universitaria (UCR, San Pedro de Montes de Oca) se impartía de 9 a 9.50 p.m. Para ello, cada noche, de manera previa se trabajaba en dejar apta sólo para 50 espectadores y, luego, la recomponer la salita para el su faena al día siguiente. (Como detalle adicional vale la pena acotar el orden de las 50 sillitas y la marca del supuesto telón).

2.- Aporte latinoamericano

La representación contó con el texto de Sergio Román Armendáriz (Ecuador), la dirección de Stoyan Vladich (Perú) y, en cuanto a la actuación, el elenco estuvo encabezado por Eugenia Chaverri (CR) y Luis Carlos Vásquez (Colombia), importante contribución latinoamericana a la escena de vanguardia costarricense. ///////////

a) 5 datos a propósito de 'Función para butacas'                  b) otros 5 datos                     c) más datos                         d) bibliografía (se quitó)             e) anexo (consta en la bitácora siguiente)

 
a) 5 DATOS A PROPÓSITO DE 'FUNCIÓN PARA BUTACAS'
a1.- Obra representada en el Ecuador, 1971 (dirigida por Ramón Arias Altamirano, Colegio Nacional Vicente Rocafuerte, Guayaquil).
a2.- Impresa en el Ecuador, 1972 (Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas).
a3.- Representada en CR, 1973 (por el grupo ‘Extrateatro’ dirigido por Stoyan Vladich, en el Aula 10 de la Escuela de Estudios Generales, Universidad de Costa Rica).
a4.- Representada en el Festival de Manizales, 1973 (dirigida por Stoyan Vladich donde irrumpió dentro de la programación marginal).
a5.- En estado de hibernación desde entonces hasta que  fue resucitada...:               
a5.1.- En calidad de referencia por el grupo 'Arawa' de la Universidad de Guayaquil, Ecuador, 2010, bajo la batuta de Aníbal Páez Quevedo con el llamado 'Soliloquio Épico Coral'.            Y, a5.2.- También fue rescatada como referencia dentro de un programa mayor (en 'Pedro Pérez, candidato'  de Víctor Manuel Arroyo), por el grupo 'UNÁnime' de la Universidad Nacional de Heredia, Costa Rica, 2010, bajo la batuta de Rolando Salas Murillo

*

(Esta bitácora continúa en consulta y revisión)

SR, 4 I, 2014

Regresar