Resumen del Teatro de Estudios Generales (TEG, 1971-1976)

Teatro

Bitácora en contrucción

, Resumen del Teatro de Estudios Generales (TEG / EE.GG. / UCR, 1971-1976):         su inicio, labor y fin
Con afecto, por su voluntad de trabajo y creatividad, dedico estos apuntes a Olga Marta Barrantes, William Esquivel, Manolo Montes y William Zúñiga, colegas que coordinaron conmigo los cuatro equipos del TEG y dos de sus extensiones, el Teatro 3 (T3) y el Aula de Teatro 10 (oficina de igual número que sigue ubicada hoy, (unos cuarenta años después) en la planta baja del actual edificio de Ciencias y Letras, cuya base estuvo localizada en el Auditorio Abelardo Bonilla de la entonces Facultad de Ciencias y Letras desde donde se disponía la logística de las sesiones (de preparación y exhibición) intra y extrauniversitarias. Con afecto similar, recuerdo al sector de académicos y funcionarios, entre ellos, a los catedráticos Chester Zelaya, Ismael Antonio Vargas, Shermann Thomas, Francisco Antonio Pacheco e Isaac Felipe Azofeifa por su invaluable cooperación. Y, por supuesto, al nutrido grupo estudiantil sin cuyo talento, nada se hubiese podido cumplir. Gracias por acompañarme en la faena. SR, CR, 2014.
Resumen del TEG (1972-1976) en cinco breves Versiones (elaboradas en el 2013) más un Post Scriptum, las primeras,  acerca de su inicio, labor y fin; y la última acerca de su denominación (2014)                                                                       
Se trata de cinco versiones, cada una con su propio número de caracteres correspondientes a media cuartilla, una cuartilla, dos y cuatro cuartillas, de las cuales SR extractó la que corresponde aproximadamente a la que se imprimió en la ‘Memoria’ del Teatro Girasol (1993-2013), del cual, el TEG (1972-1976) es un lejanísimo antecedente.
Referencias
- En la vía digital:
http://www.sergioroman.com/bitacoras_detail.php?Bit_id=303                                     
www.sergioroman.com                                                  Bitácora 226, con enlaces a las bitácoras 188, 189, 190, 191.
- En la vía impresa:
Román, Sergio. El teatro de Estudios Generales (1971-1976). En: Calderón Gómez, Juan Carlos. Teatro Girasol, entre el olvido y la memoria (XX años de investigación histórica). San José, Universidad de Costa Rica, 2013. (Págs.97 de 100).
Motivo
Estas versiones se redactaron a solicitud del maestro Juan Carlos Calderón Gómez, fundador y director del Teatro Girasol (1993-2013) de la Escuela de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica, para que los editores de la ‘Memoria’ respectiva ajusten una síntesis acerca del TEG (1972-1976), lejanísimo antecedente del interés escénico-didáctico de la Escuela, texto a ser incluido en la ‘Memoria’ citada, SR
DESGLOSE

 

1a. versión.- El TEG en media cuartilla

El Teatro de Estudios Generales (TEG, 1971-1976) fue una Actividad Cultural de la Escuela de EE. GG., dist8ribuida en 4 talleres para estimular la afición al arte, sea cual fuere la profesión futura de los (y las) jóvenes de primer ingreso.

2da. versión.- El TEG en una cuartilla          

SR recuerda que el Teatro de Estudios Generales TEG, 1971-1976 representó obras cortas y diversas en el Auditorio Abelardo Bonilla’ de la Universidad de Costa Rica, y en giras rurales y urbanas, entre ellas: una adaptación del ‘Manifiesto Comunista’ * de Marx-Engels, ‘La asamblea’ * de Eduardo Ulibarri, ‘Operación Zapato’ de Rubén Sotoconyl, ‘Pedro Pérez, candidato’ de Víctor Manuel Arroyo, ‘El paraíso semiperdido’ de Alejandro Sieveking, ‘Parásitas’ de Emilio Carballido. Etc. Dirigieron: William Zúñiga, Olga Marta Barrantes, Manolo Montes, William Esquivel y SR). / Las entidades y las personas morimos. Pero, la función debe continuar…

 
3a. versión.- El TEG en cuatro cuartillas
 
De su origen.- El Teatro de Estudios Generales (TEG, 1971-1976) funcionó gracias al apoyo, primero, del Dr. Francisco Antonio Pacheco y, luego, del poeta Isaac Felipe Azofeifa, ambos, sucesivamente, directores de nuestra Escuela. Yo, SR, fui su inicial  coordinador. En pocas palabras, el TEG fue una Actividad Cultural de la Escuela de Estudios Generales, distribuida en 4 talleres con el propósito de estimular la afición al arte, sea cual fuere la profesión futura de los (y las) jóvenes de primer ingreso en la UCR.
 
De su labor.- Ensayábamos donde podíamos pero actuábamos en el Auditorio ‘Abelardo Bonilla’ de la entonces Facultad de Ciencias y Letras y en sus diversas aulas y, asimismo, en locales variados o al aire libre durante giras rurales o urbanas, para representar, ‘Del daño que hace el tabaco’ de Antón Chéjov’, ‘El paraíso semiperdido’ de Alejandro Sieveking, ‘La asamblea’ del entonces estudiante Eduardo Ulibarri, una versión de la novela ‘Hijo de Hombre’ de Augusto Roa Bastos y, otra, del ‘Manifiesto Comunista’ de Marx y Engels, ‘Operación Zapato’ de Rubén Sotoconil, ‘Parásitas’ de Emilio Carballido. ‘Pedro Pérez candidato’ de Víctor Manuel Arroyo, ‘Q.E.P.D’ (Que en paz descanse) de José Martínez Queirolo, Etc. Dirigieron: William Zúñiga, Olga Marta Barrantes, Manolo Montes, William Esquivel y Sergio Román.
 
De su fin.- Siendo los Estudios Generales la antípoda de los Estudios Especiales, presiones externas provenientes de un contexto mediato e inmediato muy politizados (recordemos que la Guerra Fría estaba en su apogeo, y que los acontecimientos contestatarios de París y México del 68, y la lucha contra ALCOA en la Costa Rica de 1970, habían inspirado un clima revolucionario excepcional), inmersos todos en esa ola de efervescencia, se pretendió que el TEG, a pesar de su condición de Actividad Cultural de la Escuela, se convierta en un curso propedéutico de la especialización respectiva, por un lado o, por el lado contrario, que las obritas que pusiese en escena se matriculen en determinada tendencia ideológica, por lo cual ambos extremos descalificaron al TEG por ser un simple espacio de aficionados y aburguesados, para unos, o un espacio sin norte académico, para otros pues si ya existía la Escuela de Artes Dramáticas para qué perder el tiempo y la energía en cursitos redundantes. Esa doble presión lo extinguió. Entonces, volvimos a ser un curso más de Apreciación de Teatro. Pero, en fin, se trata de una remembranza, y no de una ponencia. Las entidades y las personas morimos. Pero, la función debe continuar…
 
4ta. versión.- El TEG en cinco cuartillas
 
De su origen.- Junto a mis felicitaciones por los veinte años de faena creativa del Teatro ‘Girasol’ (1993-2013), extiendo un resumen de mi personal memoria del ‘Teatro de Estudios Generales’ (TEG, 1971-1976) que funcionó gracias al apoyo, primero, del Dr. Francisco Antonio Pacheco y, luego, del poeta Isaac Felipe Azofeifa, ambos, sucesivamente, directores de nuestra Escuela. Yo fui su inicial coordinador. En pocas palabras, el TEG era una Actividad Cultural de la Escuela de Estudios Generales, distribuida en 4 talleres con el propósito de estimular la afición al arte teatral por medio una praxis que descansaba en la creatividad juvenil, sea cual fuere la profesión futura de los (y las) jóvenes de primer ingreso en la Universidad de Costa Rica. En otras palabras, remitía a aquello que en otras universidades llaman el Pequeño Teatro de Aficionados (PTA).
 
De su labor.- Ensayábamos donde podíamos pero actuábamos en el Auditorio ‘Abelardo Bonilla’ de la entonces Facultad de Ciencias y Letras y en sus diversas aulas y, asimismo, en locales variados o al aire libre durante giras rurales o urbanas, para representar: ‘Del daño que hace el tabaco’ de Antón Chéjov’, ‘El paraíso semiperdido’ de Alejandro Sieveking, ‘La asamblea’ del entonces estudiante Eduardo Ulibarri **, una adaptación de la novela ‘Hijo de Hombre’ de Augusto Roa Bastos y, otra, del ‘Manifiesto Comunista’ de Marx y Engels ***, ‘Operación Zapato’ de Rubén Sotoconil, ‘Parásitas’ de Emilio Carballido. ‘Pedro Pérez candidato’ de Víctor Manuel Arroyo, ‘Q.E.P.D’ (Que en paz descanse) de José Martínez Queirolo, Etc. Dirigieron: William Zúñiga, Olga Marta Barrantes, Manolo Montes, William Esquivel y SR.
 
De su fin.- Siendo los Estudios Generales la antípoda de los Estudios Especiales, presiones externas provenientes de un contexto mediato e inmediato muy politizados (recordemos que la Guerra Fría estaba en su apogeo, y que los acontecimientos contestatarios de París y México del 68, y la lucha contra ALCOA en la Costa Rica de 1970, habían inspirado un clima revolucionario excepcional), inmersos todos en esa ola de efervescencia, se pretendió que el TEG, a pesar de su condición de Actividad Cultural de la Escuela, se convierta en un curso propedéutico o que las obritas que pusiese en escena, se matriculen en determinada tendencia ideológica, por lo cual fue descalificado por ser un simple espacio de aficionados y aburguesados. Esa presión lo extinguió. Entonces, volvimos a ser un curso más de Apreciación de Teatro. Pero, en fin, se trata de una remembranza, y no de una ponencia. Las entidades y las personas morimos. Pero, la función debe continuar…
 
5ta. versión (que surgió de una selección de las expuestas y que corresponde, en trazos anchos, a la que se publicó en la 'Memoria')  
 
De su origen.- El ‘Teatro de Estudios Generales’ (TEG) funcionó gracias al apoyo, primero, del Dr. Francisco Antonio Pacheco y, luego, del poeta Isaac Felipe Azofeifa, ambos, sucesivamente, directores de la Escuela de Estudios Generales. Yo fui su inicial coordinador. En pocas palabras, el TEG era una Actividad Cultural de la Escuela de Estudios Generales, distribuida en 4 talleres con el propósito de estimular la afición al arte, sea cual fuere la profesión futura de los (y las) jóvenes de primer ingreso en la Universidad de Costa Rica.
 
De su labor.- Ensayábamos donde podíamos pero actuábamos en el Auditorio ‘Abelardo Bonilla’ de la entonces Facultad de Ciencias y Letras y en sus diversas aulas y, asimismo, en locales variados o al aire libre durante giras rurales o urbanas, para representar, ‘Del daño que hace el tabaco’ de Antón Chéjov’, ‘El paraíso semiperdido’ de Alejandro Sieveking, ‘La asamblea’ del entonces estudiante Eduardo Ulibarri, una versión de la novela ‘Hijo de Hombre’ de Augusto Roa Bastos y del ‘Manifiesto Comunista’ texto de Marx y Engels, ‘Operación Zapato’ de Rubén Sotoconil, ‘Parásitas’ de Emilio Carballido. ‘Pedro Pérez candidato’ de Víctor Manuel Arroyo, ‘Q.E.P.D’ (Que en paz descanse) de José Martínez Queirolo. Dirigieron: William Zúñiga, Olga Marta Barrantes, Manolo Montes, William Esquivel y Sergio Román.
 
De su fin.- Siendo los Estudios Generales la antípoda de los Estudios Especiales, presiones externas provenientes de un contexto mediato e inmediato muy politizados (recordemos que la Guerra Fría estaba en su apogeo, y que los acontecimientos contestatarios de París y México del 68, y la lucha contra ALCOA en la Costa Rica de 1970 habían inspirado un clima revolucionario excepcional), inmersos todos en esa ola de efervescencia, se pretendió que el TEG, a pesar de su condición de Actividad Cultural de la Escuela, se convierta en un curso propedéutico o que las obritas que pusiese en escena, se matriculen en determinada tendencia ideológica. Esa  presión lo extinguió. Pero, la función debe continuar…
 
Asteriscos
 
* Incluso, en corrillos, fue encasillado como inconveniente un proyecto específico del TEG: el ‘Teatro 3’ que serviría de apoyo (no de sustitución) al plan de lecturas obligatorias de las tres cátedras vertebrales en esa época: Castellano, Historia de la Cultura y Filosofía). Ejemplos: la adaptación y exhibición del ‘Manifiesto Comunista’ de Marx y Engels, y de la novela paraguaya ‘Hijo de Hombre’ de Augusto Roa Bastos. / A este respecto, defendiendo el TEG y su proyecto específico, don Isaac Felipe Azofeifa publicó en su columna ‘Tiempo de hoy’ (Semanario UNIVERSIDAD, lunes 27 de mayo de 1974, pág.3) su artículo: ‘Los jóvenes audaces del Teatro Tres’.
 
** Ulibarri, Eduardo. ‘La asamblea’. 1er. premio, Concurso de dramaturgia estudiantil, que convocó el TEG / UCR (1972-1973).
 
Otros datos
 
- El manual teórico-práctico del TEG, fue: Sotoconil, Rubén. Teatro todo el año. Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1971. (195 páginas)
 
- Encargada de la difusión cultural fue la entonces estudiante y hoy profesional del periodismo, Licda. Sonia de la Cruz Malavassi
 
- SR sistematizó sus principios esceno-didácticos en su propuesta que bautizó: ‘Extrateatro’

SR, 22 de febrero, 2013

Post Scriptum añadido el 14 de abril del dos mil catorce

Quizá la faena del TEG se prolongó un poco más allá de 1976, tal vez hasta 1977 o… pero es grato suponer que resonó, por supuesto con otra tesitura, en Girasol conjunto que se fundó en 1993 empleando, tal vez por casualidad, el membrete TEG, hasta que cuatro años más tarde adoptó la denominación actual.
 
Al respecto se lee:
 
“El sábado 20 de marzo comenzó a caminar el proyecto del Teatro Girasol apoyado por el programa de la Cinemateca E.G. de la Escuela de Estudios Generales: cerca de 20 jóvenes estudiantes universitarios, de carreras diferentes a la de (la Escuela de) Artes Dramáticas, se hicieron presentes a la convocatoria. (…) El 03 de setiembre de 1997, en Asamblea de Escuela de Estudios Generales, cambia el nombre a Teatro Girasol (acta No.16-97).” En: Calderón Gómez, Juan Carlos. Teatro Girasol, entre el olvido y la memoria (XX años de investigación histórica). San José, Universidad de Costa Rica, 2013. (Pág.21).
 

Es digna de reconocimiento la cortesía de Juan Carlos, por haber concedido al TEG los folios 97-100 de la Memoria mencionada y, además, haber incluido la referencia que consta en la página 21

SR, fundador y coordinador del TEG / romantic@racsa.co.cr

 

Enlace sugerido: Otras bitácoras del TEG. Además, las referidas a: Teatro 3, Aula de Teatro, y Extrateatro

Notas

 

 
El Teatro de Estudios Generales (TEG, 1971-1976) fue una Actividad Cultural de la Escuela de EE. GG., distribuida en 4 talleres para estimular la afición al arte, sea cual fuere la profesión futura de los (y las) jóvenes de primer ingreso.
 
 
2a. versión.-  El TEG en una cuartilla
 
Con mis felicitaciones por los veinte años del Teatro Girasol, recuerdo que el Teatro de Estudios Generales (TEG, 1971-1976 que en el Auditorio Abelardo Bonilla’ de la Universidad de Costa Rica, y en giras rurales, representó: Unaa adaptación del ‘Manifiesto Comunista’ * de Marx-Engels, ‘La asamblea’ * de Eduardo Ulibarri, ‘Operación Zapato’ de Rubén Sotoconyl, ‘Pedro Pérez, candidato’ de Víctor Manuel Arroyo, ‘El paraíso semiperdido’ de Alejandro Sieveking, ‘Parásitas’ de Emilio Carballido. Etc. Dirigieron: William Zúñiga, Olga Marta Barrantes, Manolo Montes, William Esquivel y SR). / Las entidades y las personas morimos. Pero, la función debe continuar…
 
3a. versión.- El TEG en cuatro cuartillas
 
De su origen.- El Teatro de Estudios Generales (TEG, 1971-1976) funcionó gracias al apoyo, primero, del Dr. Francisco Antonio Pacheco y, luego, del poeta Isaac Felipe Azofeifa, ambos, sucesivamente, directores de nuestra Escuela. Yo fui su inicial  coordinador. En pocas palabras, el TEG fue una Actividad Cultural de la Escuela de Estudios Generales, distribuida en 4 talleres con el propósito de estimular la afición al arte, sea cual fuere la profesión futura de los (y las) jóvenes de primer ingreso en la UCR.
 
De su labor.- Ensayábamos donde podíamos pero actuábamos en el Auditorio ‘Abelardo Bonilla’ de la entonces Facultad de Ciencias y Letras y en sus diversas aulas y, asimismo, en locales variados o al aire libre durante giras rurales o urbanas, para representar, ‘Del daño que hace el tabaco’ de Antón Chéjov’, ‘El paraíso semiperdido’ de Alejandro Sieveking, ‘La asamblea’ del entonces estudiante Eduardo Ulibarri, una versión de la novela ‘Hijo de Hombre’ de Augusto Roa Bastos y del ‘Manifiesto Comunista’ texto de Marx y Engels, ‘Operación Zapato’ de Rubén Sotoconil, ‘Parásitas’ de Emilio Carballido. ‘Pedro Pérez candidato’ de Víctor Manuel Arroyo, ‘Q.E.P.D’ (Que en paz descanse) de José Martínez Queirolo, Etc. Dirigieron: William Zúñiga, Olga Marta Barrantes, Manolo Montes, William Esquivel y Sergio Román.
 
De su fin.- Siendo los Estudios Generales la antípoda de los Estudios Especiales, presiones externas provenientes de un contexto mediato e inmediato muy politizados (recordemos que la Guerra Fría estaba en su apogeo, y que los acontecimientos contestatarios de París y México del 68, y la lucha contra ALCOA en la Costa Rica de 1970, habían inspirado un clima revolucionario excepcional), inmersos todos en esa ola de efervescencia, se pretendió que el TEG, a pesar de su condición de Actividad Cultural de la Escuela, se convierta en un curso propedéutico o que las obritas que pusiese en escena, se matriculen en determinada tendencia ideológica, por lo cual fue descalificado por ser un simple espacio de aficionados y aburguesados. Esa doble presión lo extinguió. Entonces, volvimos a ser un curso más de Apreciación de Teatro. Pero, en fin, se trata de una remembranza, y no de una ponencia. Las entidades y las personas morimos. Pero, la función debe continuar…
 
 4ta. versión.- El TEG en cinco cuartillas
 
De su origen.- Junto a mis felicitaciones por los veinte años de faena creativa del Teatro ‘Girasol’ (1993-2013), extiendo un resumen de mi personal memoria del ‘Teatro de Estudios Generales’ (TEG, 1971-1976) que funcionó gracias al apoyo, primero, del Dr. Francisco Antonio Pacheco y, luego, del poeta Isaac Felipe Azofeifa, ambos, sucesivamente, directores de nuestra Escuela. Yo fui su inicial coordinador. En pocas palabras, el TEG era una Actividad Cultural de la Escuela de Estudios Generales, distribuida en 4 talleres con el propósito de estimular la afición al arte, sea cual fuere la profesión futura de los (y las) jóvenes de primer ingreso en la Universidad de Costa Rica.
 
De su labor.- Ensayábamos donde podíamos pero actuábamos en el Auditorio ‘Abelardo Bonilla’ de la entonces Facultad de Ciencias y Letras y en sus diversas aulas y, asimismo, en locales variados o al aire libre durante giras rurales o urbanas, para representar, ‘Del daño que hace el tabaco’ de Antón Chéjov’, ‘El paraíso semiperdido’ de Alejandro Sieveking, ‘La asamblea’ del entonces estudiante Eduardo Ulibarri **, una adaptación de la novela ‘Hijo de Hombre’ de Augusto Roa Bastos y del ‘Manifiesto Comunista’ texto de Marx y Engels ***, ‘Operación Zapato’ de Rubén Sotoconil, ‘Parásitas’ de Emilio Carballido. ‘Pedro Pérez candidato’ de Víctor Manuel Arroyo, ‘Q.E.P.D’ (Que en paz descanse) de José Martínez Queirolo, Etc. Dirigieron: William Zúñiga, Olga Marta Barrantes, Manolo Montes, William Esquivel y SR.
 
De su fin.- Siendo los Estudios Generales la antípoda de los Estudios Especiales, presiones externas provenientes de un contexto mediato e inmediato muy politizados (recordemos que la Guerra Fría estaba en su apogeo, y que los acontecimientos contestatarios de París y México del 68, y la lucha contra ALCOA en la Costa Rica de 1970, habían inspirado un clima revolucionario excepcional), inmersos todos en esa ola de efervescencia, se pretendió que el TEG, a pesar de su condición de Actividad Cultural de la Escuela, se convierta en un curso propedéutico o que las obritas que pusiese en escena, se matriculen en determinada tendencia ideológica, por lo cual fue descalificado por ser un simple espacio de aficionados y aburguesados. Esa doble presión lo extinguió. Entonces, volvimos a ser un curso más de Apreciación de Teatro. Pero, en fin, se trata de una remembranza, y no de una ponencia. Las entidades y las personas morimos. Pero, la función debe continuar…
¡Larga vida al Teatro Girasol’
 
5ta. versión (que surgió de una selección de las expuestas y que corresponde a la que se publicó).- El TEG en tres cuartillas
 
De su origen.- El ‘Teatro de Estudios Generales’ (TEG) funcionó gracias al apoyo, primero, del Dr. Francisco Antonio Pacheco y, luego, del poeta Isaac Felipe Azofeifa, ambos, sucesivamente, directores de la Escuela de Estudios Generales. Yo fui su inicial coordinador. En pocas palabras, el TEG era una Actividad Cultural de la Escuela de Estudios Generales, distribuida en 4 talleres con el propósito de estimular la afición al arte, sea cual fuere la profesión futura de los (y las) jóvenes de primer ingreso en la Universidad de Costa Rica.
 
De su labor.- Ensayábamos donde podíamos pero actuábamos en el Auditorio ‘Abelardo Bonilla’ de la entonces Facultad de Ciencias y Letras y en sus diversas aulas y, asimismo, en locales variados o al aire libre durante giras rurales o urbanas, para representar, ‘Del daño que hace el tabaco’ de Antón Chéjov’, ‘El paraíso semiperdido’ de Alejandro Sieveking, ‘La asamblea’ del entonces estudiante Eduardo Ulibarri, una versión de la novela ‘Hijo de Hombre’ de Augusto Roa Bastos y del ‘Manifiesto Comunista’ texto de Marx y Engels, ‘Operación Zapato’ de Rubén Sotoconil, ‘Parásitas’ de Emilio Carballido. ‘Pedro Pérez candidato’ de Víctor Manuel Arroyo, ‘Q.E.P.D’ (Que en paz descanse) de José Martínez Queirolo. Dirigieron: William Zúñiga, Olga Marta Barrantes, Manolo Montes, William Esquivel y Sergio Román.
 
De su fin.-  Siendo los Estudios Generales la antípoda de los Estudios Especiales, presiones externas provenientes de un contexto mediato e inmediato muy politizados (recordemos que la Guerra Fría estaba en su apogeo, y que los acontecimientos contestatarios de París y México del 68, y la lucha contra ALCOA en la Costa Rica de 1970, y el eco del sandinismo en el país, habían inspirado un clima revolucionario excepcional), inmersos todos en esa ola de efervescencia, se pretendió que el TEG, a pesar de su condición de Actividad Cultural de la Escuela, se convierta en un curso propedéutico o que las obritas que pusiese en escena, se matriculen en determinada tendencia ideológica. Esa doble presión lo extinguió. Pero, la función debe continuar…
¡Larga vida al Teatro Girasol!
 
Asteriscos
 
* Incluso, en corrillos, fue encasillado como inconveniente un proyecto específico del TEG: el ‘Teatro 3’ que serviría de apoyo (no de sustitución) al plan de lecturas obligatorias de las tres cátedras vertebrales en esa época: Castellano, Historia de la Cultura y Filosofía). Ejemplos: la adaptación y exhibición del ‘Manifiesto Comunista’ de Marx y Engels, y de la novela paraguaya ‘Hijo de Hombre’ de Augusto Roa Bastos. / A este respecto, defendiendo el TEG y su proyecto específico, don Isaac Felipe Azofeifa publicó en su columna ‘Tiempo de hoy’ (Semanario UNIVERSIDAD, lunes 27 de mayo de 1974, pág.3) su artículo: ‘Los jóvenes audaces del Teatro Tres’.
 
** Ulibarri, Eduardo. ‘La asamblea’. 1er. premio, Concurso de dramaturgia estudiantil, que convocó el TEG / UCR (1972-1973).
 
 
Otros datos
 
- El manual teórico-práctico del TEG, fue: Sotoconil, Rubén. Teatro todo el año. Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1971. (195 páginas).
 
- Encargada de la difusión cultural fue la entonces estudiante y hoy profesional del periodismo, Licda. Sonia de la Cruz Malavassi.
 
 CR, 22 de febrero, 2013                                                  
 
 
 
Sergio Román Armendáriz
Fundador y coordinador del TEG
romantic@racsa.co.cr / www.sergioroman.com                                                                    
Post Scriptum añadido el 14 de abril del dos mil catorce
 
Quizá la faena del TEG se prolongó un poco más allá de 1976, tal vez hasta 1977 o… pero es grato suponer que resonó, por supuesto con otra tesitura, en Girasol conjunto que se fundó en 1993 empleando, tal vez por casualidad, el membrete TEG, hasta que cuatro años más tarde adoptó la denominación actual.
 
Al respecto se lee:
 
“El sábado 20 de marzo comenzó a caminar el proyecto del Teatro Girasol apoyado por el programa de la Cinemateca E.G. de la Escuela de Estudios Generales: cerca de 20 jóvenes estudiantes universitarios, de carreras diferentes a la de (la Escuela de) Artes Dramáticas, se hicieron presentes a la convocatoria. (…) El 03 de setiembre de 1997, en Asamblea de Escuela de Estudios Generales, cambia el nombre a Teatro Girasol (acta No.16-97).”  En: Calderón Gómez, Juan Carlos. Teatro Girasol, entre el olvido y la memoria (XX años de investigación histórica). San José, Universidad de Costa Rica, 2013. (Pág.21).
 
Se agradece la cortesía de Juan Carlos, por haber concedido al TEG los folios 97-100 de la Memoria y, además, haber incluido la referencia que consta en la recién mencionada página 21. SR
 
 
Recortes y fechas de prensa (material pendiente)
 

Regresar